Juventus-Shakhtar Donetsk: Los carriles externos

El 15 de octubre de 1995 una bomba estallaba en el Shakhtar Stadium de Ucrania, asesinando al entonces presidente del Shakhtar Donetsk Akhat Bragin. Lo que en ese momento fue un incidente trágico, hoy puede ser visto como el comienzo del rápido ascenso de la institución minera hacia la élite europea. Rinat Akhmetov, uno de los billonarios más importantes del país, se hacía con el control del club con el objetivo de llevarlo a ser como uno de los más importantes del continente. Las inversiones no se hicieron esperar, cuatro años después el club inauguró su academia de fútbol buscando atraer lo mejor del talento ucraniano. Además, el mismo año se terminó la remodelación del “Kirsha trainig facility”, el más moderno del país. Esto, sumado a la contratación de importantes figuras hizo que el Shakhtar, que hasta ese momento siempre había quedado a un segundo plano, empezara a ganar cosas.

Hoy, tras 17 años bajo la presidencia de Akhmetov, el equipo minero domina a placer la liga ucraniana. De la mano del entrenador rumano Mircea Lucescu, los naranjas han conquistado 6 de las últimas 8 ligas, consiguiendo en 3 ocasiones el doblete nacional. Además, el 2009 lograron hacerce con la entonces denominada Copa UEFA convirtiéndose en el segundo equipo del país en ganar una competición internacional. El siguiente paso del proyecto tiene que ser entrar finalmente en la élite europea llegando a las instancias finales de la UEFA Champions League. Ayer se enfrentaron a la Juventus de Turín, que quizás junto al Bayern München ha mostrado el mejor fútbol del continente en esta temporada. La extraordinaria actuación del conjunto ucraniano parece indicar que el momento ha llegado para dar el paso final y mostrarle al mundo que son uno de los equipos más potentes del continente.

Akhmetov y Lucescu. Los dos artífices del Shakhtar actual.

Lucescu para a su equipo en un 4-2-3-1, sin extremos y con Fernandinho unos metros por delante de Hübschmann, en el doble pivote. A la hora de sacar el balón, el Shakhtar utiliza una serie de movimientos muy fijos que le permiten avanzar de forma escalonada e ir empujando al rival contra su propia área. Las posesiones suelen empezar en los dos centrales, que tienen la suficiente técnica como para filtrar un pase hacia los desmarques de ruptura de los laterales. Srna y Rat, al obtener el balón, tiran un dentro-fuera que estira al rival hacia atrás y le crea a Fernandinho el espacio suficiente para recibir libre de marca. Mediante este movimiento, el Shakhtar logra que el brasileño realice las funciones de un mediocentro clásico un escalón más arriba de lo normal y con el rival ya retrocediendo. El ‘7’ tiene entonces más tiempo para encontrar los desmarques de apoyo de William y Teixeira, quienes con bastante libertad que con bastante libertad encuentran el espacio para recibir en 3/4 y permitirle a su equipo pasar a la fase ofensiva. Este mecanismo le permitió al equipo ucraniano hacerse con el control total del balón durante los primeros 45 minutos. La Juve era incapaz de desactivar la secuencia, viéndose aplastada contra su propio campo durante todo el primer tiempo.

Además, el equipo de Lucescu logró anular completamente las posesiones bianconeri. Como explicamos hace unas semanas, la Vecchia Signora tiene dos formas de sacar el balón: primero abre los centrales para permitlrle a Pirlo recibir y administrar, si esto no funciona Vucinic tira un desmarque de apoyo que descongestiona la presión y le permite a su equipo transitar hacia arriba. Ambas alternativas se llevan a cabo en el carril central, los carrileros entran en juego sólo cuando la Juve logra plantarse en el campo rival, por lo que Lucescu, aprovechando su esquema sin extremos, le ordenó a su equipo que ignorara las bandas. Con Pirlo tapado por Mkhitaryan, Vucinic bajaba a recibir, pero se veía rodeado de camisetas naranjas y al carecer de la técnica suficiente como para salir de la presión, perdía el balón con rapidez. El conjunto local era incapaz de transitar hacia arriba y debió irse al descanso con una amplia desventaja, sin embargo una gran jugada a balón parado acompañada de la poca capacidad de definición del Shakhtar hicieron que el primer tiempo acabara con un injusto 1-1 en el marcador.

Srna arrastra a su marca. Fernandinho recibe solo.

Conte leyó el partido a la perfección y en el segundo tiempo modificó su mecanismo de salida, volcando el dominio del partido a favor de su equipo. El entrenador italiano decidió liberar a sus centrales, permitiéndoles atacar el espacio libre en los carriles que dejaba el conjunto ucraniano al defender. De esta forma, lograba sacar el balón por las bandas sin tener que retrasar a Lichtsteiner o Asamoah y renunciar  a tener amplitud en 3/4. Además, la atracción que ejercían tanto Chiellini como Barzagli al pisar el campo rival, liberaba a Pirlo, que pudo recibir solo en varias ocasiones y administrar el ataque bianconeri. La Juventus logró así hacerse con el control de la posesión y empujar al Shakhtar hacia su campo durante gran parte del segundo tiempo.

Barzagli ataca el espacio libre. La Juve avanza.

Como su rival lograba salir, Lucescu le ordenó a su equipo asumir una actitud mucho más reactiva, cerrándose en defensa e intentando aprovechar los espacios que el equipo local dejaba atrás. Al “sacar” un central, el equipo de Conte resentía su transición defensiva, por lo que el Shakhtar logró salir en varias ocasiones a la contra, creando ocasiones para ganar el encuentro de la mano de Mkhitaryan y William, los dos mejores jugadores del equipo.

Los minutos pasaban y su equipo no lograba adelantarse en el marcador, así que el entrenador juventino buscó darle aún más amplitud a su equipo substituyendo a Vucinic por Giovinco. El jovén delantero italiano cayó mucho a banda, intentando crear espacios en el centro para superar el candado ucraniano, pero nunca llegó a marcar verdaderas diferencias. Como en la anterior fecha, el ex-Parma demostró que por ahora no está a la altura de estos partidos. Los últimos 20 minutos transcurrieron en un emocionante ida y vuelta, pero ninguno de los dos equipos logró llevarse la victoria.

Conte encontró la solución al planteamiento de Lucescu.

El Shakhtar ha logrado conformar un equipo capaz de hacer grandes cosas a nivel continental. Jugadores como William, Fernandinho (increíble que no sea títular en la selección de Menezes) y Mkhitaryan demostraron que pueden marcar la diferencia hasta en los partidos más exigentes. Por su parte, la Juventus confirmó que es uno de los mejores equipos de la competición, sobreponiendose a un primer tiempo muy negativo y terminando con una buena actuación. Tras ver el nivel demostrado por ambos, no se hace difícil imaginar que el que quede eliminado sea el vigente campeón, que es por bastante el conjunto menos sólido de los tres. Sólo hay lugar para dos, los siguientes partidos serán apasionantes.

Anuncios

Deja tu opinión:

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s