Corinthians-Boca: El Riquelmesistema

Corinthians Boca JuniorsEn la carrera de todo mediocampista, siempre llega el momento en el que su equipo tiene que amoldarse a él para permitirle seguir sumando en la élite. Los dos ejemplos más recientes son los de Andrea Pirlo y Xavi Hernández en la Juventus y la selección española respectivamente. Conte y Del Bosque han diseñado sistemas de juego cuyo principal objetivo es compensar los defectos de sus dos genios. ¿Que Pirlo ha perdido movimiento? Pues pongo dos interiores que barran todo por delante suyo. ¿Que la espalda de Xavi es un punto débil? Pues atrás suyo pongo a Busquets y Alonso. Poco hay que decir sobre los enormes resultados de estas medidas. Ambos genios pudieron seguir marcando diferencias pese a estar lejos de su máximo nivel.

Quizás la profunda admiración que siente Bianchi por su jugador más especial le impidió ver que Riquelme ya no es el mismo que lo ayudara a dominar el continente hace más de una década. Desde su retorno a los banquillos, el ‘virrey’ le había pedido a Román una serie de tareas que el ’10’, en su limitado estado actual, no podía realizar con efectividad. El juego del equipo se diluía y dejaba a su capitán en situaciones donde sus extraordinarias cualidades no podían marcar verdaderas diferencias. Ayer, obligado por la enorme calidad de su rival, Bianchi cambió su sistema. El resultado fue un Riquelme mucho más cómodo que firmó su mejor actuación desde su regreso a las canchas. De su mano, Boca eliminó al que probablemente sea el mejor equipo del continente. Lo del Corinthians es un espectáculo.

Cornthians

Corinthians BocaBianchi renunció a su habitual 4-3-1-2 y plantó a su equipo en un 4-4-1-1 con Riquelme libre detrás de Blandi. El joven delantero argentino realizó un gran partido, bajando continuamente balones largos y permitiéndole a su equipo escapar de la presión rival. Cuando el Corinthians intentaba sacar el balón jugado, Blandi retrocedía unos metros y se pegaba a Ralf mientras Erviti trabajaba sobre Paulinho. Este movimiento le permitía a Boca taponar la salida central de los brasileños sin obligar a Riquelme a realizar un desgaste extra en la fase defensiva. La energia del ’10’ es limitada y cada esfuerzo cuenta. Al estar liberado del repliegue, cuando Román recibía el balón estaba más fresco que nunca, por lo que cada contacto suyo marcaba diferencias. El hecho de tener constantemente a Erbes y Sanchez Miño en las bandas y no tener que esperar a la llegada de los laterales también tuvo mucho que ver en eso. Riquelme ha perdido velocidad en el giro y contar con una descarga constante lo ayudó a solucionar varios problemas. Además, la presencia de Erviti ayudando a Somoza a sacar el balón jugado desde atrás, le permitió a Román mantenerse en la zona de 3/4 sin tener que acudir a la base como en los partidos anteriores. La mayoría de sus recepciones fueron en las inmediaciones del área y el pase gol siempre fue una posibilidad. Bianchi por fin consiguió que su mejor jugador se sintiera cómodo sobre el terreno de juego.

Corinthians Boca

Blandi sobre Ralf. Erviti sobre Paulinho. André conduce.

Boca tuvo una buena actuación y la mayoría de las decisiones de Bianchi fueron acertadas, pero eso no evitó que el Corinthians lo desbordara durante gran parte del partido. El equipo brasileño tiene calidad para regalar y supo encontrar continuamente soluciones a los problemas planteados por su rival. Al tener a sus dos pivotes tapados, el Timao recurrió a las conducciones de André para superar la primera linea de presión Xeneize. El central filtró balones a la zona de 3/4 con mucho acierto durante todo el partido, anulando así el trabajo sobre la salida de Blandi y Erviti. Pero los problemas de Boca no terminaban ahí. Sus defensores nunca pudieron terminar de descifrar los movimientos de sus rivales. Si bien el Corinthians tiene fama de ser un equipo férreo y ordenado, sus atacantes cuentan con libertad para desplazarse por todo el ancho del campo. Romarinho, Emerson, Danilo e incluso Guerrero intercambiaban posiciones constantemente y encontraban espacios en los cuales podían recibir libres. Somoza, que teóricamente tenía que tapar la mediapunta, se quedaba continuamente sin una referencia a la cual marcar. Su posicionamiento durante gran parte del partido dejó mucho que desear y le permitió a los brasileños plantarse en fase ofensiva cada vez que querían. Además, cuando Boca lograba taponar bien el carril central, el Corinthians acumulaba hasta 5 hombres en una banda para generar una superioridad y superar la presión de su rival. En definitiva, una exhibición brasileña.

Corinthians Boca

Pato ataca el espacio entre Somoza y Erbes. Más problemas para Boca.

Las situaciones en el área de Orión se fueron acumulando y sólo la pésima actuación de Amarilla, un buen partido de Burdisso y un golazo espectacular de Riquelme hicieron que Boca se fuera al descanso con pie y medio en la siguiente fase. Con la clasificación a tres goles de distancia, Tite tenía que mover ficha. Pato y Edenilson entraron al campo con la estricta orden de regatear lo más que pudieran. Hay pocas acciones que siembren más terror en un defensor que cuando ve que uno de sus compañeros es borrado de la acción gracias a un gesto técnico rival. El mensaje del entrenador brasileño fue claro: el sistema defensivo de Boca ya estaba sufriendo, había que terminar de sacudirlo. Edenilson marcó diferencias desde un principio desbordando continuamente a Clemente y Sanchez Miño. Los centros desde la derecha fueron cada vez más frecuentes y sobre el minuto 50 Paulinho marcó con un soberbio cabezazo. Un día habrá que hablar más a fondo del joven mediocampista brasileño, apunta a algo muy serio.

Pero no todo fue positivo para los locales con la entrada de Edenilson. Las constantes subidas del lateral terminaron de liberar a Riquelme que se acostó sobre la izquierda para recibir constantemente libre y liderar las contras de su equipo. El ’10’ pudo sentenciar el encuentro en dos ocasiones, pero el poco acierto de Blandi y una buena parada de Cassio obligaron a Boca a sufrir los últimos minutos. Pato creaba cada vez más peligro atacando el espacio entre Somoza y Erbes con una velocidad y un acierto dignos del jugador que alguna vez apunto a ser. Bianchi, conservador como pocos, metió a Viatri por Riquelme y ordenó cerrar filas. Repliegue bajo y balones largos a las dos torres. Pato falló una ocasión clarísima a puerta vacía que pudo darle vida a la eliminatoria y el tiempo se fue acabando ante la mirada atónita de los hinchas del Timao. El campeón del mundo había quedado eliminado.

El Corinthians, campeón defensor, quedó eliminado.

El Corinthians, campeón defensor, quedó eliminado.

El equipo de Bianchi está en cuartos de final sin haber realizado una actuación realmente sólida en toda la competición. Eso sí, el virrey poco a poco va encontrando el equipo y la tendencia es claramente ascendente. En la siguiente instancia aguarda el Newell’s de Martino y Scocco. Un conjunto muy sólido que parece decidido a pelear por los dos frentes. La buena noticia para Boca es que es muy probablemente no se vuelva a encontrar con un obstáculo tan difícil como el que acaba de superar. La evolución del equipo sigue siendo interesante. ¿Nació ayer el Riquelmesistema? Seguiremos informando.

Anuncios

Deja tu opinión:

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s