Borussia Dortmund-Real Madrid: Bajas y soluciones

“Si quieres comparar al Borussia Dortmund con el Real Madrid, puedes hacerlo ya que ambos tienen principios de juego en común” explicaba José Mourinho el viernes en rueda de prensa y no mentía. Los campeones de Alemania y España tienen muchas simlitudes: ambos se sienten más comodos en transición que en ataque estático, ambos colocan a sus laterales muy arriba a la hora de sacar el balón, etc. Mañana por la noche podremos ser testigos de uno de los cruces más interesantes que puede ofrecer la Champions League hoy en día. Además, el partido tendrá el atractivo extra de ver cómo logran los entrenadores superar las numerosas bajas de sus equipos. La presencia de Marcelo, Coentrao, Gündogan, Blaszczykowksy o Arbeloa sin duda le hubiese dado mayor calidad al partido, pero su ausencia hace que las variantes tácticas sean más interesantes. El fin de semana Mourinho y Klopp ya nos dieron pistas de lo que tienen planeado, veamos.

Variantes tácticas del Borussia Dortmund: 3-5-1-1: El partido contra el Schalke fue un drama para el entrenador del Dortmund. Las ausencias de Götze y de Gündogan hacían que su ya pobre ataque posicional se viera profundamente afectado. El Borussia no iba a estar cómodo con la pelota y se iba a ver obligado a arriesgar más de lo normal. Klopp, consciente de esto, paró a su equipo en un inedito 3-5-1-1 que le aseguraba tener siempre 4 jugadores detrás del balón en caso de perdida. El resultado fue desastrozo.. Cuando el BVB recuperaba la posesión, Subotic, Hummels y Bender se pasaban el esférico, sin encontrar nunca un apoyo con quien descargar. Lo normal en estos casos es que uno de los tres defensas aprovechando, que a su espalda quedan dos compañeros, se proyecte hacia arriba para atraer rivales y descongestionar la linea media (Ejemplo) El sábado ninguno de ellos pareció comprenderlo, por lo que Bender se pasaba todas las posesiones de su equipo ocupando un espacio que no tenía que ser ocupado. El Dortmund atacaba con 9 y el Schalke defendía con mucha comodidad.

Bender sobra. El Dortmund no puede salir.

Cambio al 4-4-1-1: Klopp no tardó mucho en darse cuenta de los multiples problemas de su equipo y sobre el minuto 30 modificó todo el esquema. 4-4-1-1 con Piszczek a banda cambiada y Bender de lateral derecho. Como explicamos hace unos días, el Dortmund suele salir con un pase de Hummels hacia el desmarque en profundidad de uno de los laterales. Este movimiento hace que el mediocampo rival retroceda y libera a los mediocentros borusser de la marca. Como el lateral polaco estaba jugando en la izquierda, su primer impulso al recibir no era el pase interior ya que su pie hábil estaba orientado en la otra dirección. El ‘26’, incomodo, tardaba demasiado en retrasar el balón  y desperdiciaba la posesión con asiduidad. Además, en el otro lado, Bender carecía del desmarque de ruptura necesario para ganar esa posición y permitirle a su equipo ganar metros. El Dortmund seguía encerrado.

Segundo tiempo en 4-4-2: Klopp sabe que su equipo necesita más que ningún otro profundidad en las bandas para lograr atacar con fluidez. Ante el Schalke, el entrenador alemán se dio cuenta que la única forma de conseguirlo ante la baja de Schmelzer es recolocando a Großkreutz como lateral izquierdo. En el segundo tiempo el Dortmund se paró en una especie de 4-4-2, devolviendo a Piszczek a su banda natural. Schieber y Lewandowski tiraban constantemente desmarques de apoyo, brindándole a Hummels una linea de pase para salir en largo. Lo que normalmente es un recurso, se convirtió en una obligación. Pocas veces se había visto al ’15’ tirar tantos balonazos frontales, pero gracias a estos, el Dortmund por fin podía salir. A pesar de una leve mejoría el juego del BVB nunca llegó a incomodar al Schalke, que ganó el partido con mucho merecimiento.

El plan de Manchester: 4-1-4-1: Por todo lo antes expuesto y tomando en cuenta que Götze muy probablemente se recupere a tiempo, no sería sorprendente que Klopp opte por volver al esquema que utilizó en Manchester para frenar al City. La ausencia de Gündogan hace que el Dortmund no se sienta cómodo con el balón, por lo que el plan sería darle la inciativa al Madrid. Los 5 mediocampistas tendría que estar muy atentos para evitar las recepciones blancas en 3/4, aislando a Xabi y así lograr que el equipo merengue se parta en dos. Además, con una linea media tan adelantada, el Dortmund intentaría robar el balón lo más arriba posible, para salir en rápidas transiciones lastimando la espalda de los defensas madridistas. Así, Klopp le ahorraría a sus jugadores la incomoda tarea de tener que crear ventajas con balón sin contar con la pausa del mediocampista turco-alemán.

Schmelzer y Marcelo: dos bajas importantísimas para sus equipos.

Un Madrid sin laterales: Mucho se habló durante la semana sobre cuál sería la solución de Mourinho al hecho de tener que afrontar casi un mes de competición sin un lateral puro en la plantilla. Finalmente el técnico portugués optó por mantener su tradicional 4-2-3-1 con Essien y Ramos en las bandas. Aunque el esquema es el mismo, hay varias cosas que el Real Madrid ya no se puede permitir. Al sacar el balón, Marcelo y Arbeloa solían colocarse casi en la linea divisoria, para arrastrar al equipo rival hacia atrás y permitirle a Xabi meterse entre centrales y, con espacio, administrar todo el ataque. Sin ellos dos, ésto ya no es posible y para el Dortmund va a ser mucho más fácil salir a tapar al ’14’ en cada posesión madridista. Además, la ausencia de los dos laterales izquierdos, priva al equipo merengue de una alternativa que suele utilizar cuando su cerebro es tapado. Si el Madrid quiere salir jugando, el balón va a tener que pasar forzosamente por Alonso.

¿4-3-3?: Una posible solución a este problema sería alinear a Luka Modric en lugar de uno de los mediapuntas y pasar a un mediocampo con un mediocentro y dos interiores. El croata podría bajar constantemente a la altura de Alonso ofreciéndose como opción para descongestionar la presión. Este movimiento obligaría a uno de los centrocampistas del Dortmund a seguirlo, creando espacios a sus espaldas. El ’19’ entonces aprovecharía su genial lectura del juego y su dominio del pase para  filtrar el balón hacia la zona de mediapuntas, logrando que el Madrid salga con comodidad. Además, la presencia de dos jugadores en el escalón siguiente a Xabi, liberaría al tolosarra para, mediante balones largos, superar la linea de presión alemana.

¿Higuaín o Benzema?: Sí, toca volver a hacerse esta pregunta. En la jornada anterior, el City, al no poder superar la linea de presión alemana por el piso, filtró varios pelotazos a la espalda de Subotic y Hummels causando bastante peligro. Higuaín es uno de los mejores delanteros del mundo atacando el espacio detrás de los defensas y si el Dortmund lograse partir al Madrid en dos, el balón largo de Pepe hacia el argentino representaría un peligro constante. Por otra parte, Benzema es un experto en el apoyo y por consiguiente su presencia representaría un agujero más que tapar para la linea de 5 amarilla. Agüero ya logró recibir varias veces en 3/4 en el encuentro contra los alemanes y todas las ocasiones que generó el City pasaron en un princio por él. Además, si tomamos en cuenta que los de Mourinho van a tener el balón y que su ataque posicional es mucho mejor con el ‘9’ en punta, la titularidad de Karim sería lo más natural.

28 goles en 45 partidos de Champions League: Karim Benzema

Por supuesto, estos no van a ser los únicos detalles que decidan el partido. El movimiento de Götze, los ataques de Ronaldo a la espalda de PIzczek, la fragilidad de Großkreutz como lateral y el duelo Pepe-Lewandowski son sólo unos de los muchos temas que un encuentro de esta magnitud puede ofrecer y que hemos decidido dejar a un lado por motivos de espacio. El maravilloso Signal-Iduna-Park espera. Toca disfrutar.

Barcelona-Real Madrid: Las claves del Clásico

Real Madrid y Barcelona son, por bastante, los dos mejores equipos del mundo. Cuesta recordar un momento en la historia en el que dos clubes con una rivalidad tan grande hayan reunido semejante cantidad de estrellas en una misma liga. Cada partido entre ambos, deja chico al resto y es historia viva del deporte. Este domingo, todo el mundo volverá a estar expectante de los que suceda en el Camp Nou sabiendo que lo que estamos viviendo probablemente no se vuelva a repetir. Aprovechando esto, hoy estrenamos una nueva sección en La Presión Alta. Rápido y al toque, ennumeraremos los puntos más importantes del Clásico.

1. La presión alta: El Real Madrid está obligado a ganar en el Camp Nou. Si al final del partido, la distancia de 8 puntos no se ha visto reducida, el Barcelona habrá dado un gran paso hacia la conquista de la Liga. Por esto, lo más probable es que Mourinho repita el planteamiento de la vuelta del cruce de Copa del año pasado: 4-2-3-1 con lineas muy adelantadas, intentando incomodar al Barça desde el principio. En la Supercopa pudimos observar que Xavi ya no es inmune a la presión alta y que cuando el contrincante lo va a buscar, su equipo sufre mucho para sacar el balón jugado. Los merengues pueden hacerle mucho daño a su rival a partir de este recurso, pero no hay que obviar el hecho de que adelantar las lineas hasta tal punto suele dejar espacios atrás. Si el equipo local lográ salir, Pedro, Messi y sobre todo Alexis saldrán como flechas a la espalda de la defensa madridista con mucho peligro.

2. Pepe: Si el Real Madrid puede plantear una presión alta sin temer a lo que pase a la espalda de su defensa, es porque cuenta en sus filas con el mejor central del mundo. Pepe probablemente esté entre los cinco futbolistas que más influencia tienen sobre un partido. Su sola presencia le permite a su equipo adelantar sus lineas 30 metros. El ‘3’ es capaz de defender en la linea divisoria como si estuviera en la frontal de su área. Su descomunal físico le permite compensar cualquier ventaja posicional del rival y su lectura de juego es tan buena que suele anticiparse a cualquier intento de apoyo de los delanteros. El brasileño es de los pocos que ha logrado secar por completo a Messi y podemos afirmar, sin duda alguna, que el domingo la suerte de su equipo dependerá en gran parte de él.

3. Extremos Barça: Como comentamos antes, el Barcelona de Vilanova ha dejado el ‘Messisitema‘ atrás y ha recuperado los extremos. Gracias a esto, el Madrid ya no podrá ignorar las bandas al defender y tendrá que prestar especial atención a la espalda de sus laterales, dejando más libre a Messi. Además, Pedro, que está en un espectacular estado de forma, es un experto en la ruptura por lo que adelantar lineas le será más difícil al conjunto de Mourinho. Que el ’17’ repita su gol de la ida de la Supercopa, no tendría que ser una sorpresa.

4. La baja de Puyol: El Barcelona de Vilanova arriesga mucho más que el de Pep, por lo que sufre perdidas de balón más peligrosas que le permiten a su rival salir en transición. Los centrales culés, acostumbrados a tener al equipo rival aplastado contra su área, no saben correr hacia atrás. La baja de Puyol, el mejor de la plantilla en transición defensiva, ahonda mucho más este problema. En la vuelta de la Supercopa, el Madrid castigó al Barça con balones largos a la espalda de la defensa. Con Mascherano como títular seguro, probablemente Mourinho vuelva a apostar por este recurso. El argentino nunca ha sido capaz de leer las diagonales de Ronaldo. Si la defensa local mantiene el nivel exhibido hasta hoy, los blancos van a generar muchas -muchísimas- ocasiones de gol.

5. La defensa del balón parado del Madrid: El paupérrimo inicio de temporada de Iker Casillas ha llenado de inseguridad a sus defensas. Cada balón parado es un drama y los rivales suelen sobrecargar el área chica conociendo las carencias en el juego aéreo del portero madridista. A pesar de que el Barcelona no suele destacar en este ámbito y que Puyol, su mejor cabeceador, es baja, sorprendería mucho que Tito no intente aprovecharse de esta carencia.

El Rayo (de blanco) sobrecarga el área chica madridista.

6. Benzema o Higuaín: Es difícil imaginar a dos delanteros más diferentes que el francés y el argentino. El ’20’ personifica la ruptura, el ’9’ ,el apoyo. Gonzalo probablemente sea el mejor para aprovechar las carencias de Mascherano y Piqué en transición, sus carreras a la espalda de la defensa ya lastimaron al Barça en la Supercopa. Por otra parte, Benzema le brinda a Ronaldo las paredes que el portugués necesita para ir avanzando y con él, el ataque posicional merengue es mucho mejor que con el Pipa. De la elección del delantero dependerá mucho el planteamiento del Madrid.

7. Cesc o Iniesta: El Barça tiene un problema, le falta gol. Salvo Messi y Pedro ninguno de los jugadores de su ‘once ideal’ destaca por sus números goleadores. Cesc y sus rupturas desde segunda linea mejoran a su equipo en este aspecto. Iniesta, en cambio, nunca ha superado los 10 goles en una temporada, pero con él en el campo el Barça se asegura un mejor manejo del balón. Si juega el de Fuentealbilla, su equipo tendrá más opciones de monopolizar la posesión y el Madrid no podrá salir tan comodamente en transición. Andrés ya se adueñó del encuentro de ida de la Supercopa y es totalmente capaz de volverlo a hacer el domingo.

8. Modric o Özil: La elección del mediapunta en el Madrid tiene un contexto parecido. Con el croata, Mourinho se asegura una mejor calidad de posesión y salida del balón. Su regate en corto le permitiría al Madrid superar la presión del Barça y mantener el control del esferico por largos periodos. Por otra parte, el turco-alemán es mucho más incisivo que el croata y tiene un mejor último pase. Con Özil, el Madrid es más peligroso, con Modric, más seguro.

9. Khedira: Siempre discutido en las últimas temporadas, el ‘6’ ha terminado de explotar este año. Su excelente Eurocopa le ha dado a Sami más confianza para animarse a tener más protagonismo y viene de realizar sus mejores actuaciones como madridista. Cuando Khedira ha faltado en algún clásico, su equipo lo ha notado mucho, Su altura le permite al Madrid ganar todos los balones divididos en el medio y su disciplina táctica es crucial para desactivar las posesiones blaugranas.

10. Messi: Al hablar del ’10’ blaugrana todo suele ser más fácil. Podemos hacer todos los análisis tácticos posibles, pero si Lionel tiene su día es capaz de tumbar todo y decidir el resultado por si solo. En el esquema de Vilanova, el crack argentino entra mucho más en contacto con el balón y se disfraza de asistidor más seguido. Lionel aprovecha la enorme atracción que ejerce sobre sus rivales para encontrar a sus compañeros desmarcados y generar ocasiones de gol. Tampoco podemos ignorar su dominio psicológico sobre los clásicos. El Madrid le tiene pánico, es así de simple y la única razón por la que el equipo blanco no puede plantear su esquema tradicional contra el Barcelona es por el miedo que le tienen al argentino. En los últimos enfrentamientos, Mourinho ha logrado reducir su influencia por medio de marcas flotantes y constantes ayudas en defensa, pero Lionel siempre genera algo. No por nada es el jugador más decisivo de todos los tiempos.

Aquí no habrá análisis, pero recomiendo el de Ecos: http://bit.ly/Q8aC9I