Apuntes de las eliminatorias sudamericanas: Tabárez, Sabella y Sampaoli

tabarez109
1. Uruguay-Colombia: El plan de Tabárez

Cerrado partido en Montevideo que se terminó decidiendo en los últimos instantes. Las bajas de Godín y Lugano obligaron a Tabárez a alinear al joven José Gimenez en el centro de la defensa y ante la amenaza de un inspirado Radamel Falcao, el entrenador uruguayo decidió protegerlo: repliegue bajo, líneas muy juntas y juego directo sobre Cavani. Del otro lado, Pekerman presentó su alineación más conservadora en lo que va de la eliminatoria con Aguilar y Sánchez en el doble pivote y John Medina como lateral derecho.

Pocas cosas funcionaron bien en el primer tiempo. Colombia lograba plantarse en 3/4 gracias a los apoyos de Falcao y los movimientos de James, pero una vez ahí sufría muchísimo para generar ocasiones. El ‘10’ fue de los pocos jugadores que cumplieron con las expectativas en la selección cafetera, sabiendo leer perfectamente cuándo cerrarse para generar superioridades numéricas en el centro y cuándo abrirse para conectar con Zuñiga y darle amplitud a su equipo. Fue justamente en este último apartado donde Colombia tuvo más problemas. Guarín tendía a cerrarse y Medina era demasiado conservador en sus movimientos, causando que el equipo de Pekerman terminara desaprovechando por completo su carril derecho. Esto le facilito muchísimo el achique de espacios a una esforzada Uruguay que defendió sin problemas pese a contar con una inédita línea defensiva. La celeste robaba y buscaba de inmediato a sus dos puntas con balones largos. El plan no era malo, Cavani y Suárez son muy superiores a Perea y Yepes y ganaron la gran mayoría de sus duelos directos. El problema fue que Lodeiro, único mediapunta, tuvo una noche muy desafortunada y  no supo aprovechar nunca los múltiples balones ganados por sus compañeros. No lo ayudó la conservadora postura del doble pivote colombiano que nunca perdió la posición. El ‘14’ vivió en una constante inferioridad numérica.

Había que cambiar cosas en la segunda mitad y Tabárez fue el primero en mover sus fichas. Gargano ingresó en lugar de Alvaro Gonzalez para cerrar por completo la banda de James y proteger aún más a un Gimenez que había sufrido muchísimo defendiendo a Falcao. Además, Stuani sustituyó a Lodeiro y Suárez pasó a jugar de mediapunta. El delantero del Liverpool realizó una mucho mejor tarea recibiendo los rechaces de la defensa colombiana y las contras de Uruguay mejoraron sustancialmente. Colombia siguió sin generar verdaderas ocasiones, pero Pekerman esperó hasta el minuto 69 para darle entrada a Cuadrado en lugar de Teófilo Gutierrez. El objetivo del cambio era claro: activar su banda derecha. El hecho de que el carrilero de la Fiorentina haya ingresado en lugar de un delantero deja claro que Pekerman estaba contento con el 0-0. No pudo ser. Dos minutos después Tabárez decidió activar la última parte de su plan con la entrada de Gastón Ramírez en lugar del Cebolla Rodríguez. Habían aguantado 70 minutos, tocaba arriesgar.

Las cosas no pudieron salirle mejor al entrenador uruguayo. Dos goles en 4 minutos le dieron la victoria a su equipo que cada vez esta más cerca de Brasil 2014. Tabárez ha demostrado una gran lectura de campo durante todas las eliminatorias y si bien su equipo flaqueo durante algún tramo de las mismas, no cabe duda de que, en caso de clasificarse al mundial,  su selección va a ser una de las más duras de todo el torneo. Quedan dos fechas de infarto.

2. Paraguay-Argentina: La trampa de Sabella

Cuando un equipo no puede doblegar a la defensa rival, los entrenadores suelen quitar un defensa y poner a un delantero para incitar al otro equipo a salir y conceder espacios. Así, buscan cambiar un partido de 0 ocasiones por un intercambio de golpes del que esperan salir ganando. La Argentina de Sabella plantea este escenario desde el minuto 1 de cada encuentro. El 7+3 en el que suele partirse el equipo no es más que un anzuelo. El rival lo ve y no puede evitar sumar jugadores en ataque, ¡si parece tan frágil! Grave error. La albiceleste tiene lo que probablemente sea el mejor contragolpe a nivel de selecciones del mundo. Si Messi en espacios cerrados marca brutales diferencias, en campo abierto es prácticamente imparable. Esto sumado al espléndido estado de forma que atraviesa Di María y al hecho de que al equipo le sobren goleadores en todas sus líneas, hace que atacar a Argentina sea demasiado riesgoso para casi cualquier rival. Eso le pasó a Paraguay ayer. El equipo de Genes aceptó entrar en un intercambio de golpes y terminó goleado en su propio estadio. A Sabella el Plan A ya le funciona a la perfección. Queda saber qué hará el ex-entrenador de Estudiantes cuando se enfrente a un equipo que lo arrincone hasta impedirle salir a la contra. Sobre el final del partido Banega ingresó en lugar de Agüero y el equipo pasó a jugar con un 4-4-2 más conservador. Del éxito de ese plan B depende gran parte del futuro de Argentina.

3. Chile-Venezuela: La roja de Sampaoli

La última vez que analizamos a la selección chilena, el equipo de Sampaoli tenía dos claras falencias. La extrema movilidad del Alexis Sánchez, el 9 del esquema del entrenador argentino, no paraba de generar agujeros en las defensas rivales que Chile desperdiciaba porque no tenía a alguien que los aprovechara. Por otra parte, La Roja pecaba constantemente de una excesiva verticalidad que le impedía acumular jugadores en la fase ofensiva y, por consiguiente, hacía que generar una ocasión fuera realmente difícil. En su partido del fin de semana contra Venezuela, la selección chilena mostró claras mejoras en ambos apartados, muestra clara de que el ex-entrenador  de la U de Chile es sin duda uno de los mejores del continente. Sampaoli planteó un 4-3-3 con Jorge Valdivia como falso extremo izquierdo. El mago dotó inmediatamente al equipo de esa pausa en 3/4 que tanta falta le había hecho hasta el momento. Cuando tienes a dos de los laterales más determinantes de la eliminatoria, si logras retenerla lo suficiente como para que ambos puedan sumarse al ataque sin descompensar al equipo, los resultados pueden ser devastadores para la defensa rival. Así fue. Valdivia no paró de filtrar balones hacia los desmarques de Mena e Isla que le ganaron una y otra vez la espalda a la defensa venezolana. La actuación del equipo fue soberbia y cuando Arturo Vidal decretó el 3-0 final, el Estadio Nacional estalló en jubilo. El interior de la Juventus es uno de los mejores llegadores del mundo y, junto a Vargas, explotó a la perfección los espacios generados por los apoyos de un inspiradísimo Alexis Sánchez. El once inicial impresiona y el sistema comienza a funcionar. Es hora de añadir a La Roja de Sampaoli a la lista de grandes tapados para Brasil 2014. Son un equipazo.

Anuncios

La evolución táctica del Bayern de Guardiola – Agosto: El Riesgo

Ha pasado ya un año desde que abrí este blog y los resultados no dejan de sorprenderme. Ahora, tras dos meses de descanso, el plan es retomar la actividad. Siento el haber hecho una pausa tan larga, pero la verdad es que era necesaria. El miércoles espero publicar una entrada sobre las eliminatorias sudamericanas. El plan era haberlo hecho ayer, pero lo poco que duró el Perú-Uruguay hizo que no alcanzara el material para una entrada completa.

Hasta entonces dejo aquí la edición de agosto del seguimiento que le estoy haciendo al Bayern de Pep en el Magazine de Martí Perarnau (click en la imágen). Fueron tratados los siguientes puntos importantes:

  • La salida de 3
  • La banda izquierda y el triángulo Ribéry-Kroos-Alaba
  • El ritmo en la fase ofensiva
  • Arjen Robben en el lado débil

Agosto

El nuevo Bayern de Guardiola: Romper el molde

Guardiola

¿Cómo motivar a un equipo que viene de cumplir todos sus objetivos? Probablemente haya pocos dilemas más difíciles de resolver para un entrenador. ¿Mantener la base y pedirle a tus jugadores que lo vuelvan a hacer o modificar el esquema y retarlos a que lo consigan de una forma distinta? La primera variante en un principio parece la menos riesgosa, pero está lejos de serlo. Los demás equipos se adaptan y lo que funcionó la temporada pasada puede no tener los mismos resultados un año después. Además, insistir en los mismo puede terminar cansando a un jugador cuya constante activación mental a veces sólo puede ser sostenida con retos nuevos. El dilema se torna aún más difícil cuando no sólo cumpliste con tus objetivos, sino que no tienes forma de superarlos. La temporada pasada, el Bayern de Múnich ganó todas las competiciones que disputó mostrando un nivel de juego apabullante. Para resolver ese “¿y ahora qué?”, el equipo bávaro ha contratado a uno de los entrenadores más geniales del último lustro. Josep Guardiola desembarcó en Múnich con la misión de convertir un equipo campeón en un equipo hegemónico.

La primera vez que se enfrentó a esa situación, Pep optó por un modelo continuista y la decisión terminó saliendo mal. El Barcelona nunca alcanzó los picos de juego de la anterior temporada y sólo pudo defender uno de los tres títulos conquistados en esa histórica 2008-2009. Quizás impulsado por esa experiencia, el de Santpedor ha decidido tomar la vía contraria en su aventura en Múnich. Sin haber siquiera completado una semana de trabajo, en sus dos primeros partidos amistosos el Bayern mostró una cara muy diferente a la que lo llevó a ganarlo todo con Juup Heynckes. Aprovechando que tuvimos el privilegio de asistir a ambos encuentros hemos decidido hacer un análisis de los primeros detalles importantes de este Bayern 2013-2014. Como siempre, hay que  aclarar que todo lo analizado puede cambiar durante la temporada. La gran mayoría de los jugadores importantes todavía no ha regresado de sus vacaciones y lo más probable es que varios conceptos todavía no hayan sido introducidos al equipo. Aún así, el contenido fue tan interesante que vale la pena contarlo. Comencemos.

Bayern Múnich München Munich

El Bayern viene del mejor año de su historia.

Bayern Múnich München Munich

Once inicial contra el Fanclub Wildenau.

El sistema más utilizado por Pep en los dos partidos fue un 4-3-3 muy clásico con un mediocentro posicional y dos interiores escalonados. Contra el Fanclub Wildenau, Emre Can jugó de central izquierdo y fue el principal encargado de sacar el balón jugado desde atrás. El hecho de que el habitual mediocampista jugara en esa demarcación no parece ninguna casualidad. Guardiola parece decidido a contar con un central de perfil asociativo para tener una salida más limpia. El joven de 19 años cumplió con la tarea a la perfección, conduciendo el balón y filtrándolo hacia adelante haciendo gala de un gran rango de pase para encontrar a sus compañeros desmarcados. Cuando el Bayern lograba asentarse en 3/4, Can subía un peldaño para sumarse a la circulación y ofrecerle a los atacantes una linea de pase extra. Fue en estos momentos cuando llegó a notarse que el turco-alemán todavía no domina la posición. Emre se sumaba a destiempo, dejando atrás suyo un espacio que el Wildenau aprovechó para contraatacar varias veces. Las siderales diferencias de talento entre los dos equipos hicieron que esas acciones no terminaran generando peligro alguno, pero sin duda es un aspecto que Can tiene que pulir si quiere asentarse como central.

Mediada la primera mitad, Guardiola le gritó a Can que dejara de abrir el balón a banda y buscara más a sus compañeros en el carril central. Pep parece obsesionado con fabricar espacios para sus interiores. En los dos partidos se lo vio insistir mucho en que los dos extremos se mantuvieran abiertos en todo momento. La prueba más clara de esto fueron sus constantes indicaciones a Markoutz, extremo derecho, en el partido contra el TSV Regen. Cada vez que Oliver tiraba un apoyo, Guardiola le indicaba inmediatamente que en vez de hacer eso comenzara a desmarcarse en profundidad para llevarse a su lateral consigo y generar más espacio para los mediocampistas. “No quiero que la toques acá, tócala allá atrás”, le decía Guardiola señalando la linea de fondo. Si tomamos en cuenta que los dos extremos más puros del Bayern tienen muchísima influencia interior, resultará muy interesante saber si el entrenador mantiene esta idea a lo largo de la temporada. De momento, Markoutz ya la va comprendiendo. Tres desbordes y tres asistencias para el 9-1 final.

Bayern Múnich München Munich

Weihrauch mostró su potencial goleador.

Los interiores siempre han jugado un rol fundamental en los equipos de Guardiola y parece claro que en el Bayern este también va a ser el caso. En ambos partidos se pudo observar claramente que el interior derecho tenía la orden de cargar continuamente el área, mientras que el izquierdo se pegaba más al mediocentro para colaborar en la circulación del balón. Esto le permitió al Bayern mantener un perfecto escalonamiento en ambos partidos e ir ganando metros con facilidad. Las parejas utilizadas fueron varias, pero dos jugadores destacaron por encima del resto. Patrick Weihrauch supo interpretar a la perfección su rol de “llegador” encontrando constantemente oportunidades de remate. Los mejores minutos del alemán de 19 años llegaron cuando delante suyo tuvo a Ribéry jugando de 9. El francés se movió constantemente, arrastrando a los centrales y liberando espacios que el ’20’ supo interpretar a la perfección. 4 goles en 45 minutos así lo demuestran.

El otro gran destacado fue Toni Kroos. El rol que ocupó en el esquema de Guardiola parece diseñado para él. Al ubicarse en el espacio entre los dos otros mediocampistas, el interior izquierdo está llamado a comandar cada posesión recibiendo del mediocentro y conectando con los hombres de arriba. En los dos partidos, Kroos ingresó en el segundo tiempo e inmediatamente se hizo con el control de todo lo que sucedía sobre le terreno de juego. Toni aprovechó el bajo nivel de sus rivales para dejar muy claro que la lesión que lo tuvo tanto tiempo alejado de la actividad está completamente superada. El ex-Leverkusen dio un festival de controles inverosímiles y pases espectaculares que levantaron a la grada más de una vez. Si a esto le añadimos un dominio brutal del ritmo de juego y una impresionante capacidad para encontrar zonas donde recibir solo, queda muy claro que el ’39’ tiene todo para ser capital en el nuevo proyecto de Guardiola. Que nadie se extrañe si de aquí a un año hablamos de él como el mejor jugador del Bayern. Es así de bueno.

Bayern Múnich München Munich

Kroos puede ser el jugador contextual del Bayern de Guardiola.

Otro detalle importante a destacar fue que Thomas Müller jugó de 9 ambos partidos. Antes de ser entrenador, Guardiola siempre decía que en su equipo ideal siempre tenía que haber un delantero centro alto con la habilidad suficiente como para permitirle a sus extremos jugar lo más adelante posible. Apoyado en esta idea fue que en el 2009 desembolsó 65 millones de Euros para llevarse a Ibrahimovic a Barcelona, pero el experimento terminó saliendo mal. Messi se convirtió en algo tan demoledor que obligó a Guardiola a dar marcha atrás y adaptar su esquema al argentino. Ahora, en su nueva aventura parece decidido a intentarlo de nuevo y Müller tiene todo para terminar imponiéndose como punta de lanza titular. En ambos partidos se lo vio actuar como un 9 clásico, fijando a los centrales y moviéndose por el área con mucha suficiencia. Su presencia le aseguró aún más espacio a los interiores en 3/4 que lo buscaron continuamente para tirar paredes y liberar espacios. Tanto Mario Mandzukic como Claudio Pizarro son capaces de desempeñar el mismo rol, por lo que todo parece indicar que no se van a ver muchos ‘falsos nueves’ por la capital bávara este año.

Hemos dejado el puesto de mediocentro para el final y es que probablemente aquí es donde se halle el cambio más grande de Guardiola con respecto a su predecesor. Con Heynckes, los laterales participaban mucho en la salida. Tanto Lahm como Alaba eran vitales para superar la presión inicial de su rival. Pep parece decidido a darle más protagonismo a su mediocentro. Como ya dijimos, cada vez que la salida iba por banda, Guardiola remarcaba que prefería más pases hacia el carril central. Aquí llega el momento de hablar del que sin duda fue el mejor jugador de la mini-gira. Pierre Emile Hojbjerg jugó más minutos que nadie y los aprovechó para dejar muy claro que no hay jugador en la cantera bávara con más futuro que él.

El danés bajaba constantemente para recibir de sus centrales y desde ahí dictar el ritmo del juego. Espectacular manejando los tiempos del partido, el ’35’ no pareció tomar nunca una decisión equivocada. Filtró balones constantemente hacia la mediapunta, haciendo lujo de una muy buena técnica de pase y ayudó a su equipo a superar la presión rival una y otra vez. Como si eso fuera poco, también demostró moverse muy bien sin balón. Encontrando siempre el espacio libre para permitirle a sus compañeros tocar atrás y reiniciar la jugada. Cabe destacar que el joven crack lo hace todo con una total confianza en si mismo. Juega sin miedo. Que se animara a tirar uno que otro tiro libre es una muestra clara de ello. Si tenemos en cuenta que tanto Javi Martínez como Luiz Gustavo carecen de la técnica necesaria para cumplir con ese rol de mediocentro asociativo, no debería sorprendernos que Hojbjerg cuente con muchísimos minutos la siguiente temporada. Guardiola ya le hizo ficha en el primer equipo. Por algo será.

Bayern Múnich München Munich

Lo de Hojbjerg fue una exhibición.

Por último queda tratar el 3-4-3 que Guardiola utilizó en el primer tiempo contra el TSV Regen. El sistema, en principio, le permite a Ribéry moverse por todo el terreno de juego con total libertad para desequilibrar por cualquiera de los tres carriles. Guardiola parece ser un enamorado del jugador y quiere explotarlo al máximo. Aún así, el equipo estuvo lejos de funcionar. Los automatismos que vienen con cada esquema todavía no parecían asimilados y se vio constantemente a jugadores fuera de sitio. Que el Regen estuviese por delante en el marcador hasta el minuto 32 deja claro que todavía queda mucho trabajo por hacer. Quizás lo más interesante fue ver a Phillip Lahm jugando de interior. Su brutal capacidad asociativa hizo que se moviera muy bien en la posición y si bien parece muy difícil que llegue a actuar ahí durante la temporada, adelantarlo puede ser un recurso puntual muy interesante. Guardiola se pasó toda la primera parte pidiéndole a Contento (le habla en italiano) que se proyectara por la banda. Cerrar con 2 jugadores parece muy arriesgado, pero en una liga donde cada vez más equipos optan por aglomerar gente atrás cada vez que enfrentan al Bayern, el 3-4-3 puede terminar siendo muy útil.

Bayern Múnich München Munich

El 24-2 a favor del equipo de Guardiola en la suma de los dos partidos habla de la enorme diferencia de nivel con respecto a sus rivales. Aún así, el hecho de que hayamos podido extraer tantos detalles deja claro que el de Santpedor es un entrenador especial. El suyo es sólo uno de los muchísimos proyectos interesantes que arrancan este año. El Chelsea de Mourinho, el United de Moyes, el PSG de Blanc y un largo etcétera hacen que sin duda estemos frente a la pre-temporada más interesante en muchísimo tiempo. Aquí los seguiremos a todos muy de cerca. Esto no para.

Planeta Pequeño: Los mediocentros de La Liga

Illarramendi

Como la mayoría de ustedes sabe, Ecos del Balón es la página lider en esta forma de analizar y ver el fútbol y la principal razón por la cual abrí este blog. Al final de cada temporada, Miguel Quintana organiza una sección llamada “Planeta Pequeño” donde en 11 mini-programas de 15 minutos se debate sobre los mejores exponentes de cada posición en la liga española. Para ello invita a tres personas que no son forzosamente parte del equipo de la página, pero que sí participan activamente en los comentarios de cada entrada.

Hoy tocaba hablar de mediocentros y Quintana decidió convocarme para que junto a Sergio Martín y Ricky Corleone debatiéramos sobre el tema. Saltaron los nombres de Sergio Busquets (de quien ya hablamos en profundidad aquí), Asier Illaramendi, Geoffrey Kondogbia y Jeremy Toulalan. Que todos fueran elegidos en unanimidad no debería ser ninguna sorpresa. Los cuatro han firmado actuaciones espectaculares durante toda la temporada. Sin más que decir los invito a escuchar el programa haciendo click en la imagen de abajo y seguir la serie. Muy pronto tendremos algunas novedades aquí en el blog.

Planeta Pequeño

Apuntes de las eliminatorias: Di María, Pizarro y el Hernando Siles

Argentina Colombia 1. Argentina-Colombia: El carril de Rojo

Se enfrentaban las dos mejores selecciones de estas eliminatorias y la expectativa en el Monumental era máxima. Pese a la baja de Messi, las impresionante plantillas de Argentina y Colombia hacían presagiar un gran encuentro y durante los primeros 20 minutos, el partido cumplió con lo esperado. Sabella suplió la ausencia de su máxima estrella con la entrada de Walter Montillo y mantuvo su asimétrico 4-3-3 con Mascherano, Biglia y Di María en el centro del campo. El hecho de contar con 3 jugadores que se desentienden totalmente del trabajo defensivo de su equipo, obliga al jugador del Real Madrid a marcarse auténticas maratones cada partido para dotar a su selección de un nivel defensivo aceptable. Probablemente no haya un jugador en el mundo más indicado que el ex-Rosario Central para realizar esta labor, pero pese a ello Argentina sigue concediendo algunas ventajas cuando defiende.

Di María no puede ocupar dos carriles al mismo tiempo, por lo que Rojo queda constantemente expuesto a un 2×1 del rival.  El hecho de que tanto Farfán como Isla hayan firmado sus mejores actuaciones en estas eliminatorias contra el conjunto albiceleste no es ninguna coincidencia y ayer le tocó a Camilo Zuñiga lucirse desde su posición de lateral derecho. El jugador del Napoli desbordó a su par continuamente y le dejó un gol servido a Falcao que el nuevo delantero del Mónaco falló inexplicablemente cabeceando desviado solo frente a Romero. Del otro lado, Di María recibía constantemente a las espaldas de Carlos Sánchez que volvió a demostrar que es un jugador insuficiente para esta nueva Colombia de Pekerman. Todas las situaciones de Argentina surgieron a partir de su pésimo posicionamiento y sólo la gran actuación de Ospina evitó que los locales se adelantaran en el primer cuarto de hora.

Argentina Colombia

Di María ayuda en el costado contrario. Montillo se desentiende. Rojo queda 1 contra 1.

Luego pasó lo que todos conocemos. En una insólita decisión el árbitro decidió expulsar a Zapata e Higuaín en un cruce que fácilmente podía haber sido resuelto con una amarilla para cada uno. Con 10 jugadores por lado, el encuentro sufrió una dramática perdida de nivel y se llenó de imprecisiones. La entrada de Messi asustó a Colombia que retrasó sus lineas y Argentina se acercó más al arco rival. De hecho, debió ponerse por delante gracias a una gran jugada anulada inexplicablemente por el juez de linea por presunto fuera de juego. 0-0 final y paso atrás para ambas selecciones que ven cortada su brutal evolución de los últimos meses. Habiendo prácticamente asegurado su presencia en el próximo mundial, es muy importante que ambas retomen el rumbo. Brasil está a la vuelta de la esquina.

 2. Bolivia-Venezuela: La cancha del Hernando Siles

Hernando Siles

Azkargorta firmó su mejor planteamiento desde su retorno a la dirección técnica y paró a su equipo en un 3-4-1-2 con Rudy Cardozo como enganche detrás de los dos puntas. Tener dos hombres abiertos le garantizaban a Bolivia una salida de balón fluida. Chávez y Arce se encargaban de darle amplitud al equipo y recibían libres en las bandas haciendo la pausa necesaria para que su equipo lograra juntarse arriba. Cuando esto no funcionaba, Bolivia optaba por un balón largo hacia Martins que intentaba descargar con Cardozo. Ambos mecanismos fueron bastante efectivos, los locales salían siempre y se intalaban en 3/4 con suma facilidad. Del otro lado, Venezuela optó por cederle el balón a su rival e intentar hacer daño a la contra. Estrategia ya típica de los equipos que visitan la altura. Previendo esto, Azkargorta insistió con la idea de jugar con tres centrales para estar protegido ante cualquier perdida adelante. La jugada le salió bien, Venezuela nunca logró crear verdadero peligro a la contra.

De la mano de un gran Chumacero, Bolivia se hizo con el control del partido pero volvió a sufrir las condiciones de su propio campo. El terreno de juego del Hernando Siles es indigno para la práctica del deporte profesional. Resultaría difícil encontrar una cancha en tan mal estado en las categorías más bajas del fútbol europeo. Esto hace que la circulación del balón se haga muy pesada y reduce drásticamente el ritmo de juego. El principal perjudicado es el equipo que tiene el balón la mayor cantidad de tiempo ya que descolocar a la defensa contraria se hace mucho más difícil. Como los rivales se cierran atrás, a Bolivia le cuesta muchísimo generar ocasiones de gol. No fue ninguna coincidencia que los dos goles del partido surgieran a partir de acciones a balón parado. Si Bolivia quiere que su fútbol evolucione, el primer paso tiene que ser mejorar las condiciones de su estadio. De otra forma, repetir lo conseguido hace 19 años y clasificarse a un mundial se hará prácticamente imposible.

 3. Perú-Ecuador: Pizarro y Guerrero merecen un mundial

Pizarro

Por primera vez en muchísimo tiempo, Markarian pudo contar con los cuatro fantásticos y no dudó ni un momento en ponerlos: 4-4-2 con Farfán y Vargas abiertos y Pizarro y Guerrero en punta. Perú empezó el partido con una intensidad propia de quien está al borde de la eliminación y se llevó por delante a Ecuador en los primeros minutos. El golazo de Pizarro encendió Lima, pero poco a poco el maravilloso conjunto que dirige Reinaldo Rueda empezó a demostrar su calidad. Valencia comenzó a meterse en el carril centra, generando superioridad numérica en la zona y haciéndose con el control del encuentro. Reasco aprovechó con mucho acierto el espacio generado por ese movimiento y llegó varias veces a linea de fondo. Además, la enorme movilidad de los dos delanteros ecuatorianos comenzó a crearle grandes problemas a los defensas locales. Rojas caía a banda y Chucho Benítez pisaba el medio campo, despejando la zona para las incursiones de un gran Jefferson Montero. Las ocasiones de Ecuador fueron llegando, pero se toparon una y otra vez con un fantástico Raúl Fernández que no fue la figura del encuentro sólo porque adelante jugaba uno de los mejores jugadores de la historia del país.

Lo de Pizarro fue heroico. Con su equipo metido atrás, cayó a banda una infinidad de veces para poder recibir el balón y permitirle a su selección escapar de la asfixiante presión ecuatoriana. En total inferioridad, el delantero no sólo se las arreglaba para darle un respiro a su equipo, sino que mediante controles inverosímiles y una excelente lectura del juego llegó hasta a crear ocasiones de gol sobre la portería de Alexander Domínguez. Si Ecuador no se lanzó por completo al ataque, fue porque cada recepción de Pizarro causaba pánico en el conjunto amarillo. En el segundo tiempo, a Pizarro se le unió un brillante Paulo Guerrero que comenzó a ganarle todos los apoyos a los centrales ecuatorianos ofreciéndole otra vía de salida a sus exhaustos defensas. Es inevitable preguntarse qué hubiera sido de Perú de haber podido contar con sus dos delanteros estrella más seguido. Por el momento, gracias a los dos, pueden seguir soñando.