La evolución táctica del Bayern de Guardiola – Octubre: La Reacción

Seguimos siguiendo muy de cerca al nuevo desafío de Pep en tierras germanas y en esta edición hemos decidido dedicarle más tiempo a lo que han estado preparando sus rivales. Tengo que reconocer que en los últimos años no había seguido mucho la Bundesliga y que hasta ahora sus entrenadores me habían decepcionado bastante. Por suerte este mes la dinámica ha cambiado y tanto Bayer Leverkusen como el Mainz y Hertha de Berlin enfrentaron al Bayern con ideas muy interesantes. Por ello, la entrega de octubre gira en torno a lo acontecido en los 3 partidos. Los puntos centrales son:

  • El 4-5-1 de Hyypiä y las bandas del Bayern
  • El 5-4-1 de Tuchel y la inserción de Götze
  • El 4-4-2 agresivo de Luhukay y los problemas de van Buyten
  • El ajuste de Pep con Schweinsteiger para facilitar la salida por la izquierda

Octubre

Schalke 04-Borussia Dortmund: Mayer casi lo logra

Schalke-max-meyer

1.- El director deportivo del BVB, Hans-Joachim Watzke había calentado la previa del partido con unos punzantes comentarios dirigidos a su máximo rival. “Antes, el éxito de nuestra temporada dependía de ganar los Derbys y acabar el año por encima del Schalke. Ahora tenemos objetivos más importantes.” Directo a la llaga. El club de Gelsenkirchen ha visto en los últimos años cómo su vecino se ha levantado de las cenizas para convertirse en uno de los equipos más potentes de Europa. La situación se repite cada temporada. Cada logro del Schalke es opacado por los multiples triunfos del maravilloso equipo de Klopp. De poco sirvieron las dos victorias en los Derbys de la temporada pasada, el Schalke volvió a quedar a la sombra de un Dortmund que maravilló al mundo al llegar a la final de la Champions. La perspectiva no parece mejorar para la afición de los Königsblauen. Ayer, el equipo de Klopp volvió a demostrar que está a años luz de su eterno enemigo.

2.- Como bien apuntó Spielverlagerung en su previa del Derby, la clave del partido iba a estar en la salida de balón del Schalke. La lesión de Marco Höger obligaba a Keller a presentar un improvisado doble pivote conformado por Dennis Aogo y Christian Neustädter y era bastante seguro que Klopp iba a centrar su planteamiento en explotar sus limitaciones. Así fue. Ni bien comenzó el partido, el Dortmund plantó sus lineas muy arriba y presionó con gran intensidad a la defensa del Schalke. Lewandowski y Mkhitaryan trabajaban sobre los centrales y obligaban a los pivotes a abrirse para poder recibir. Cuando el balón llegaba a la banda, los de Klopp ejecutaban su famoso achique lateral para aislar al receptor y recuperar la posesión lo más arriba posible. El BVB acumuló varios robos en el último cuarto y logró intimidar a su rival durante los primeros minutos.

3.- Era tanto el miedo hacia la presión del Dortmund, que Keller le ordenó a su equipo que evitara los problemas e intentara ganar metros por medio de balones largos hacia Szalai, su único delantero. Así, el entrenador alemán buscaba minimizar la incidencia de su débil mediocampo y llevar el balón directamente hacia sus jugadores más diferenciales. Por desgracia, el recurso nunca terminó de funcionar. El delantero húngaro perdió todos sus duelos aéreos contra Hummels y Subotic y no pudo habilitar a la segunda linea de atacantes de su equipo. Además, el Schalke perdía continuamente los duelos individuales y sólo los acertados apoyos de Boateng lograban darle a los de Keller unos segundos de descanso entre cada ofensiva visitante.

4.- Impotente por no poder sacar el balón jugado desde atrás, el Schalke optó por intentar recuperarlo arriba. Szalai y Boateng intentaron presionar a Hummels y Subotic sin mucho éxito. Sahin retrocedió unos metros y se metió entre centrales para generar una superioridad numérica en la salida. El gran desplazamiento en largo del turco le permitió filtrar balones constantemente y superar la primera linea de presión rival sin problema alguno. Schmelzer y Großkreutz se pegaban a la banda mientras que los extremos se metían hacia adentro y aprovechaban el pobre trabajo de la pareja Aogo-Neustädter para recibir siempre en ventaja, acelerar y marcar diferencias. Así llegó el primer tanto de la tarde. Großkreutz encontró a Mhkitaryan en el carril central y el armenio abrió rápidamente hacia el desmarque de Reus. Centro atrás, gol de Aubameyang y silencio total en el Veltins Arena.

5.- Con el objetivo cumplido, el Dortmund decidió retrasar sus lineas y esperar a una contra para terminar de cerrar el partido. El Schalke, obligado a tener el balón siguió teniendo problemas para asentarse en el campo rival, pero poco a poco fue encontrando un punto débil en la defensa de su adversario. Aubameyang todavía no ha adquirido la perfección posicional de Blaszczykowsky y suele tener despistes a la hora de achicar sobre la banda. Si a esto le sumamos que Großkreutz juega a banda cambiada y tiene problemas a la hora de defender el desborde por afuera no es de extrañar que el Schalke se agarrara al triángulo Kolasinac-Aogo-Fuchs para intentar empatar el partido. Al minuto 30 el lateral lograba internarse en el área y era derribado por Subotic. La afición festejó el penalti, pero la flojísima ejecución de Boateng acabó inmediatamente con el momentum de su equipo. Tiempo después, el Dortmund aprovecharía una floja salida del Schalke para poner el 0-2 en el marcador con un golazo de Sahin. A Klopp le había salido todo a pedir de boca.

6.- Si la banda derecha del BVB tenía grietas, la izquierda seguía siendo tan sólida como siempre. Uchida no lograba recibir nunca en ventaja y cada intento de salida por ese costado terminaba en una peligrosa contra visitante. El principal perjudicado de esto fue Julian Draxler que jugando de extremo derecho vio como su participación en la ofensiva de su equipo quedaba reducida a un mínimo insignificante. El jugador más talentoso del Schalke estaba totalmente aislado.

7.- Keller tenía que reaccionar y sobre el minuto 61 retiró a Fuchs para darle entrada al jovensísimo  Max Meyer. El impacto del crack de 17 años fue inmediato. El ‘7’ se recostó sobre el costado derecho, se juntó con Boateng y juntos comenzaron a romper el achique lateral del Dortmund sobre esa zona. En tan sólo su tercer contacto con el balón, Meyer se escapó de Reus y Sahin con una facilidad pasmosa, tocó atrás y se fue a recibir la pared en el pico del área. Ahí, regateó a Subotic, encontró a Szalai en el área chica y remató el rechace de Weidenfeller para encender al Veltins Arena. Un chico nacido en 1995 había roto el partido.

8.- Los siguientes 10 minutos fueron para el Schalke. La lesión de Schmelzer en el entretiempo había debilitado aún más la defensa del Borussia y los locales comenzaron a encadenar fases ofensivas como nunca antes en el partido. Klopp intercambió las posiciones de Aubameyang y Reus para evitar que Draxler, ahora extremo izquierdo, lograra recibir balones en ventaja, pero el ajuste no hizo más que potenciar aún más al triángulo Uchida-Boateng-Meyer. El lateral japonés ganó varias veces la linea de fondo sembrando el pánico en la defensa visitante. A pesar de que el Schalke había sido claramente superado durante la mayor parte del encuentro, el empate estaba al alcance de una mano.

9.- Pero la ilusión local duró poco. Blaszczykowsky entró en lugar de Aubameyang y mejoró inmediatamente la calidad del repliegue del Borussia. El Schalke, volcado buscando el empate, cada vez dejaba más espacios atrás y en una contra Mkhitaryan y Kuba no perdonaron. 1-3 y partido cerrado.

10.- No parece que esta vaya a ser la temporada en la que el Schalke logre salir de la sombra de su máximo rival. Pese a la dolorosa baja de Götze, el Dortmund ha sabido reinventarse para mantenerse en la élite por lo menos unos años más. A los de Keller sólo les queda tener paciencia y esperar a que sus jóvenes talentos se desarrollen y logren cambiar la tendencia. Uno de ellos ya parece señalado para comerse al mundo en la siguiente década. Lo que hizo Max Meyer ayer no es normal.

Artículo publicado en el Magazine de Martí Perarnau

La evolución táctica del Bayern de Guardiola – Septiembre: La Solución

Nueva edición de la evolución táctica del Bayern de Guardiola en el Magazine de Martí Perarnau. En ella se analizan las diversas causas que han llevado al equipo bávaro a firmar dos actuaciones antológicas en sus partidos contra el Manchester City y el Bayer Leverkusen. Lo puntos centrales son:

  • El Lahm mediocentro
  • La introducción del 3-4-2-1
  • Los ‘falsos laterales’
  • Los problemas en la banda derecha

Septiembre

La evolución táctica del Bayern de Guardiola – Agosto: El Riesgo

Ha pasado ya un año desde que abrí este blog y los resultados no dejan de sorprenderme. Ahora, tras dos meses de descanso, el plan es retomar la actividad. Siento el haber hecho una pausa tan larga, pero la verdad es que era necesaria. El miércoles espero publicar una entrada sobre las eliminatorias sudamericanas. El plan era haberlo hecho ayer, pero lo poco que duró el Perú-Uruguay hizo que no alcanzara el material para una entrada completa.

Hasta entonces dejo aquí la edición de agosto del seguimiento que le estoy haciendo al Bayern de Pep en el Magazine de Martí Perarnau (click en la imágen). Fueron tratados los siguientes puntos importantes:

  • La salida de 3
  • La banda izquierda y el triángulo Ribéry-Kroos-Alaba
  • El ritmo en la fase ofensiva
  • Arjen Robben en el lado débil

Agosto

LpaXI Delantero Centro: Robert Lewandowski

Lewandowski
“La figura del delantero centro está muerta” es una de las frases más escuchadas a la hora de analizar el fútbol moderno. Y si bien la posición sigue existiendo y mostrando grandes exponentes, es difícil negar que sus funciones han cambiado drásticamente en los últimos años. La evolución en los sistemas defensivos ha causado que tener a un jugador que se dedique exclusivamente a darle el toque final a las jugadas de su equipo termine siendo improductivo para el sistema. Hoy en día los ‘9’ tienen que bajar a 3/4 para tirar apoyos, caer a banda para generar espacios y asociarse con sus compañeros para crear ventajas. Ni siquiera Radamel Falcao, ampliamente considerado como el mejor delantero goleador del mundo, se libra de estas labores. La tendencia ha llegado al punto en que varios entrenadores han delegado la tarea de meter goles a su segunda linea. Karim Benzema, Luiz Adriano y Mirko Vucinic, por ejemplo, trabajan partido a partido para generar espacios en la defensa que los Ronaldo, Mkhitaryan o Marchisio puedan aprovechar. Y si bien nadie puede negar la inmensa calidad de estos delanteros modernos, su desacierto frente al gol suele causarle complicaciones a sus equipos.

Jürgen Klopp puede jactarse de no tener este problema. Robert Lewandowski es un 2×1. Baja, tira paredes, cae a banda y realiza el ‘trabajo sucio como pocos en el mundo, pero también cuenta con un instinto goleador digno de envidiar. El delantero polaco es, quizás, el ‘9’ más completo del mundo (no confundir con el mejor o el más diferencial) y sus actuaciones de esta temporada no han hecho más que demostrar que ya forma parte de la élite europea. Por ello, el ex-Lech Poznan es el último miembro de nuestro once ideal del 2012. Pasemos a analizar sus características.

LpaXI

Como mencionamos en el artículo dedicado al Borussia Dortmund, el conjunto alemán tiene poca calidad en la base de la jugada. La mayoría de sus mediocentros es incapaz de batir lineas mediante el pase y Gündogan es demasiado irregular como para entregarle el equipo. Para superar este problema, Klopp ha implementado una serie de recursos con los cuales los de Westfalen logran sacar el balón desde atrás con fluidez sin pasar por su doble pivote. Lewandowski juega un papel fundamental en cada una de ellas. Cuando Hummels no puede encontrar a uno de los laterales en profundidad, el delantero polaco tira un desmarque de apoyo hacia la zona de 3/4. El balón va entonces hacia él que lo retiene lo suficiente como para que Götze o Reus puedan desmarcarse y recibir de cara. Gracias al ‘9’, el conjunto alemán logra plantarse en los últimos 40 metros del campo, zona en la que se encuentran sus jugadores más diferenciales, con suma facilidad.

Esta capacidad de Lewandowski para retener el balón también es aprovechada por el Dortmund a la hora de salir en transición hacia adelante. Cuando el rival ha obligado a los alemanes a realizar un repliegue profundo, el polaco es el único que se queda arriba esperando el balón largo de la defensa tras recuperación. Cuando éste llega, Robert demuestra un portentoso juego a espaldas de la portería aguantando la posesión hasta la llegada de la segunda linea. Götze, Reus y compañía son peligrosísimos atacando al espacio y se asocian a una velocidad pasmosa. Lewandowski se ofrece como apoyo para tirar una pared y permitirles ganar la linea de fondo, luego ataca el área como pocos para rematar cualquier futuro centro. Una gran parte de los goles del BVB llegan así. Los de Westfalen cuentan con uno de los mejores contraataques de Europa.

Lewandowski Hannover Borussia Dortmund Bundesliga

Lewandowski recibe en transición y la aguanta. Los mediapuntas pican al espacio.

Ver al Dortmund en fase ofensiva también es un espectáculo. El 4-2-3-1 de Klopp incita a todos a realizar paredes para ir avanzando sobre el terreno de juego. Lewandowski entiende ésto a la perfección y se ofrece constantemente en apoyo para asociarse con sus compañeros. No es raro verlo caer constantemente hacia la banda derecha para permitirle a Piszczek progresar en su carril. El ex-Lech Poznan se siente cómodo en los tres carriles y se pasa los 90 minutos variando sus posición para generar superioridades en cada uno de ellos. Además, este constante movimiento suele arrastrar la marca de los centrales generando huecos en la defensa que Götze y Reus aprovechan a la perfección. Ambos tienen muchísimo gol y definen sin problemas cuando se encuentran mano a mano con el portero. Cosa que, gracias a Lewandowski, sucede muy seguido.

Como último recurso a destacar queda el poderío aéreo del delantero polaco. Cuando el mediocampo rival se antoja muy difícil de superar para el equipo alemán, los centrales suelen optar por lanzar balones largos en dirección hacia Lewandowski, que pese a su nada extraordinario 1,84 de estatura, gana por arriba y habilita a la segunda linea. De esta forma el BVB se ahorra arriesgar el balón en la salida y logra plantarse en fase ofensiva con bastante facilidad. Especialmente destacable fue la actuación del ‘9’ en el Santiago Bernabéu. Aprovechando la ausencia de Ramos en el carril central, Klopp le ordeno a sus dirigidos buscar constantemente a su delantero centro. Lewandowski, pese a medir menos que Varane, le ganó todos los duelos por arriba al francés y habilitó incontables veces a Reus que, llegando desde atrás, generó mucho peligro (el primer gol del Borussia es un claro ejemplo de este recurso). Los alemanes fueron superiores en los 90 minutos y terminaron llevándose un resultado que a la postre los haría ganar el grupo.

Fuerte por arriba, genial en la asociación, brillante en el remate. A Lewandowski quizás sólo le falte dominar mejor la ruptura para poder decir que cuenta con todos los recursos posibles de un delantero. Decíamos a la hora de analizar al Chelsea de Benítez que el fichaje del polaco hubiese arreglado gran parte de sus problemas del equipo blue. Finalmente el elegido por los de Abramovich fue Demba Ba y todo parece indicar que el polaco se va a quedar en Dortmund al menos hasta fin de temporada. Quizás no tengamos que esperar a verlo con otra camiseta para disfrutarlo en las instancias finales de la Champions. El Dortmund ya ha demostrado que está para grandes cosas y su afición está expectante. En el horizonte ya se vislumbra un brillante cruce con el Shakhtar Donetsk. Sinceramente, no podemos esperar. Ojalá el 13 de febrero llegue rápido.

Aparece en: Aprender a ser grandes
También se destacaron: Luis Suárez, Bafetimbi Gomis