La evolución táctica del Bayern de Guardiola – Octubre: La Reacción

Seguimos siguiendo muy de cerca al nuevo desafío de Pep en tierras germanas y en esta edición hemos decidido dedicarle más tiempo a lo que han estado preparando sus rivales. Tengo que reconocer que en los últimos años no había seguido mucho la Bundesliga y que hasta ahora sus entrenadores me habían decepcionado bastante. Por suerte este mes la dinámica ha cambiado y tanto Bayer Leverkusen como el Mainz y Hertha de Berlin enfrentaron al Bayern con ideas muy interesantes. Por ello, la entrega de octubre gira en torno a lo acontecido en los 3 partidos. Los puntos centrales son:

  • El 4-5-1 de Hyypiä y las bandas del Bayern
  • El 5-4-1 de Tuchel y la inserción de Götze
  • El 4-4-2 agresivo de Luhukay y los problemas de van Buyten
  • El ajuste de Pep con Schweinsteiger para facilitar la salida por la izquierda

Octubre

Anuncios

La evolución táctica del Bayern de Guardiola – Septiembre: La Solución

Nueva edición de la evolución táctica del Bayern de Guardiola en el Magazine de Martí Perarnau. En ella se analizan las diversas causas que han llevado al equipo bávaro a firmar dos actuaciones antológicas en sus partidos contra el Manchester City y el Bayer Leverkusen. Lo puntos centrales son:

  • El Lahm mediocentro
  • La introducción del 3-4-2-1
  • Los ‘falsos laterales’
  • Los problemas en la banda derecha

Septiembre

La evolución táctica del Bayern de Guardiola – Agosto: El Riesgo

Ha pasado ya un año desde que abrí este blog y los resultados no dejan de sorprenderme. Ahora, tras dos meses de descanso, el plan es retomar la actividad. Siento el haber hecho una pausa tan larga, pero la verdad es que era necesaria. El miércoles espero publicar una entrada sobre las eliminatorias sudamericanas. El plan era haberlo hecho ayer, pero lo poco que duró el Perú-Uruguay hizo que no alcanzara el material para una entrada completa.

Hasta entonces dejo aquí la edición de agosto del seguimiento que le estoy haciendo al Bayern de Pep en el Magazine de Martí Perarnau (click en la imágen). Fueron tratados los siguientes puntos importantes:

  • La salida de 3
  • La banda izquierda y el triángulo Ribéry-Kroos-Alaba
  • El ritmo en la fase ofensiva
  • Arjen Robben en el lado débil

Agosto

El nuevo Bayern de Guardiola: Romper el molde

Guardiola

¿Cómo motivar a un equipo que viene de cumplir todos sus objetivos? Probablemente haya pocos dilemas más difíciles de resolver para un entrenador. ¿Mantener la base y pedirle a tus jugadores que lo vuelvan a hacer o modificar el esquema y retarlos a que lo consigan de una forma distinta? La primera variante en un principio parece la menos riesgosa, pero está lejos de serlo. Los demás equipos se adaptan y lo que funcionó la temporada pasada puede no tener los mismos resultados un año después. Además, insistir en los mismo puede terminar cansando a un jugador cuya constante activación mental a veces sólo puede ser sostenida con retos nuevos. El dilema se torna aún más difícil cuando no sólo cumpliste con tus objetivos, sino que no tienes forma de superarlos. La temporada pasada, el Bayern de Múnich ganó todas las competiciones que disputó mostrando un nivel de juego apabullante. Para resolver ese “¿y ahora qué?”, el equipo bávaro ha contratado a uno de los entrenadores más geniales del último lustro. Josep Guardiola desembarcó en Múnich con la misión de convertir un equipo campeón en un equipo hegemónico.

La primera vez que se enfrentó a esa situación, Pep optó por un modelo continuista y la decisión terminó saliendo mal. El Barcelona nunca alcanzó los picos de juego de la anterior temporada y sólo pudo defender uno de los tres títulos conquistados en esa histórica 2008-2009. Quizás impulsado por esa experiencia, el de Santpedor ha decidido tomar la vía contraria en su aventura en Múnich. Sin haber siquiera completado una semana de trabajo, en sus dos primeros partidos amistosos el Bayern mostró una cara muy diferente a la que lo llevó a ganarlo todo con Juup Heynckes. Aprovechando que tuvimos el privilegio de asistir a ambos encuentros hemos decidido hacer un análisis de los primeros detalles importantes de este Bayern 2013-2014. Como siempre, hay que  aclarar que todo lo analizado puede cambiar durante la temporada. La gran mayoría de los jugadores importantes todavía no ha regresado de sus vacaciones y lo más probable es que varios conceptos todavía no hayan sido introducidos al equipo. Aún así, el contenido fue tan interesante que vale la pena contarlo. Comencemos.

Bayern Múnich München Munich

El Bayern viene del mejor año de su historia.

Bayern Múnich München Munich

Once inicial contra el Fanclub Wildenau.

El sistema más utilizado por Pep en los dos partidos fue un 4-3-3 muy clásico con un mediocentro posicional y dos interiores escalonados. Contra el Fanclub Wildenau, Emre Can jugó de central izquierdo y fue el principal encargado de sacar el balón jugado desde atrás. El hecho de que el habitual mediocampista jugara en esa demarcación no parece ninguna casualidad. Guardiola parece decidido a contar con un central de perfil asociativo para tener una salida más limpia. El joven de 19 años cumplió con la tarea a la perfección, conduciendo el balón y filtrándolo hacia adelante haciendo gala de un gran rango de pase para encontrar a sus compañeros desmarcados. Cuando el Bayern lograba asentarse en 3/4, Can subía un peldaño para sumarse a la circulación y ofrecerle a los atacantes una linea de pase extra. Fue en estos momentos cuando llegó a notarse que el turco-alemán todavía no domina la posición. Emre se sumaba a destiempo, dejando atrás suyo un espacio que el Wildenau aprovechó para contraatacar varias veces. Las siderales diferencias de talento entre los dos equipos hicieron que esas acciones no terminaran generando peligro alguno, pero sin duda es un aspecto que Can tiene que pulir si quiere asentarse como central.

Mediada la primera mitad, Guardiola le gritó a Can que dejara de abrir el balón a banda y buscara más a sus compañeros en el carril central. Pep parece obsesionado con fabricar espacios para sus interiores. En los dos partidos se lo vio insistir mucho en que los dos extremos se mantuvieran abiertos en todo momento. La prueba más clara de esto fueron sus constantes indicaciones a Markoutz, extremo derecho, en el partido contra el TSV Regen. Cada vez que Oliver tiraba un apoyo, Guardiola le indicaba inmediatamente que en vez de hacer eso comenzara a desmarcarse en profundidad para llevarse a su lateral consigo y generar más espacio para los mediocampistas. “No quiero que la toques acá, tócala allá atrás”, le decía Guardiola señalando la linea de fondo. Si tomamos en cuenta que los dos extremos más puros del Bayern tienen muchísima influencia interior, resultará muy interesante saber si el entrenador mantiene esta idea a lo largo de la temporada. De momento, Markoutz ya la va comprendiendo. Tres desbordes y tres asistencias para el 9-1 final.

Bayern Múnich München Munich

Weihrauch mostró su potencial goleador.

Los interiores siempre han jugado un rol fundamental en los equipos de Guardiola y parece claro que en el Bayern este también va a ser el caso. En ambos partidos se pudo observar claramente que el interior derecho tenía la orden de cargar continuamente el área, mientras que el izquierdo se pegaba más al mediocentro para colaborar en la circulación del balón. Esto le permitió al Bayern mantener un perfecto escalonamiento en ambos partidos e ir ganando metros con facilidad. Las parejas utilizadas fueron varias, pero dos jugadores destacaron por encima del resto. Patrick Weihrauch supo interpretar a la perfección su rol de “llegador” encontrando constantemente oportunidades de remate. Los mejores minutos del alemán de 19 años llegaron cuando delante suyo tuvo a Ribéry jugando de 9. El francés se movió constantemente, arrastrando a los centrales y liberando espacios que el ’20’ supo interpretar a la perfección. 4 goles en 45 minutos así lo demuestran.

El otro gran destacado fue Toni Kroos. El rol que ocupó en el esquema de Guardiola parece diseñado para él. Al ubicarse en el espacio entre los dos otros mediocampistas, el interior izquierdo está llamado a comandar cada posesión recibiendo del mediocentro y conectando con los hombres de arriba. En los dos partidos, Kroos ingresó en el segundo tiempo e inmediatamente se hizo con el control de todo lo que sucedía sobre le terreno de juego. Toni aprovechó el bajo nivel de sus rivales para dejar muy claro que la lesión que lo tuvo tanto tiempo alejado de la actividad está completamente superada. El ex-Leverkusen dio un festival de controles inverosímiles y pases espectaculares que levantaron a la grada más de una vez. Si a esto le añadimos un dominio brutal del ritmo de juego y una impresionante capacidad para encontrar zonas donde recibir solo, queda muy claro que el ’39’ tiene todo para ser capital en el nuevo proyecto de Guardiola. Que nadie se extrañe si de aquí a un año hablamos de él como el mejor jugador del Bayern. Es así de bueno.

Bayern Múnich München Munich

Kroos puede ser el jugador contextual del Bayern de Guardiola.

Otro detalle importante a destacar fue que Thomas Müller jugó de 9 ambos partidos. Antes de ser entrenador, Guardiola siempre decía que en su equipo ideal siempre tenía que haber un delantero centro alto con la habilidad suficiente como para permitirle a sus extremos jugar lo más adelante posible. Apoyado en esta idea fue que en el 2009 desembolsó 65 millones de Euros para llevarse a Ibrahimovic a Barcelona, pero el experimento terminó saliendo mal. Messi se convirtió en algo tan demoledor que obligó a Guardiola a dar marcha atrás y adaptar su esquema al argentino. Ahora, en su nueva aventura parece decidido a intentarlo de nuevo y Müller tiene todo para terminar imponiéndose como punta de lanza titular. En ambos partidos se lo vio actuar como un 9 clásico, fijando a los centrales y moviéndose por el área con mucha suficiencia. Su presencia le aseguró aún más espacio a los interiores en 3/4 que lo buscaron continuamente para tirar paredes y liberar espacios. Tanto Mario Mandzukic como Claudio Pizarro son capaces de desempeñar el mismo rol, por lo que todo parece indicar que no se van a ver muchos ‘falsos nueves’ por la capital bávara este año.

Hemos dejado el puesto de mediocentro para el final y es que probablemente aquí es donde se halle el cambio más grande de Guardiola con respecto a su predecesor. Con Heynckes, los laterales participaban mucho en la salida. Tanto Lahm como Alaba eran vitales para superar la presión inicial de su rival. Pep parece decidido a darle más protagonismo a su mediocentro. Como ya dijimos, cada vez que la salida iba por banda, Guardiola remarcaba que prefería más pases hacia el carril central. Aquí llega el momento de hablar del que sin duda fue el mejor jugador de la mini-gira. Pierre Emile Hojbjerg jugó más minutos que nadie y los aprovechó para dejar muy claro que no hay jugador en la cantera bávara con más futuro que él.

El danés bajaba constantemente para recibir de sus centrales y desde ahí dictar el ritmo del juego. Espectacular manejando los tiempos del partido, el ’35’ no pareció tomar nunca una decisión equivocada. Filtró balones constantemente hacia la mediapunta, haciendo lujo de una muy buena técnica de pase y ayudó a su equipo a superar la presión rival una y otra vez. Como si eso fuera poco, también demostró moverse muy bien sin balón. Encontrando siempre el espacio libre para permitirle a sus compañeros tocar atrás y reiniciar la jugada. Cabe destacar que el joven crack lo hace todo con una total confianza en si mismo. Juega sin miedo. Que se animara a tirar uno que otro tiro libre es una muestra clara de ello. Si tenemos en cuenta que tanto Javi Martínez como Luiz Gustavo carecen de la técnica necesaria para cumplir con ese rol de mediocentro asociativo, no debería sorprendernos que Hojbjerg cuente con muchísimos minutos la siguiente temporada. Guardiola ya le hizo ficha en el primer equipo. Por algo será.

Bayern Múnich München Munich

Lo de Hojbjerg fue una exhibición.

Por último queda tratar el 3-4-3 que Guardiola utilizó en el primer tiempo contra el TSV Regen. El sistema, en principio, le permite a Ribéry moverse por todo el terreno de juego con total libertad para desequilibrar por cualquiera de los tres carriles. Guardiola parece ser un enamorado del jugador y quiere explotarlo al máximo. Aún así, el equipo estuvo lejos de funcionar. Los automatismos que vienen con cada esquema todavía no parecían asimilados y se vio constantemente a jugadores fuera de sitio. Que el Regen estuviese por delante en el marcador hasta el minuto 32 deja claro que todavía queda mucho trabajo por hacer. Quizás lo más interesante fue ver a Phillip Lahm jugando de interior. Su brutal capacidad asociativa hizo que se moviera muy bien en la posición y si bien parece muy difícil que llegue a actuar ahí durante la temporada, adelantarlo puede ser un recurso puntual muy interesante. Guardiola se pasó toda la primera parte pidiéndole a Contento (le habla en italiano) que se proyectara por la banda. Cerrar con 2 jugadores parece muy arriesgado, pero en una liga donde cada vez más equipos optan por aglomerar gente atrás cada vez que enfrentan al Bayern, el 3-4-3 puede terminar siendo muy útil.

Bayern Múnich München Munich

El 24-2 a favor del equipo de Guardiola en la suma de los dos partidos habla de la enorme diferencia de nivel con respecto a sus rivales. Aún así, el hecho de que hayamos podido extraer tantos detalles deja claro que el de Santpedor es un entrenador especial. El suyo es sólo uno de los muchísimos proyectos interesantes que arrancan este año. El Chelsea de Mourinho, el United de Moyes, el PSG de Blanc y un largo etcétera hacen que sin duda estemos frente a la pre-temporada más interesante en muchísimo tiempo. Aquí los seguiremos a todos muy de cerca. Esto no para.

Borussia Dortmund-Bayern München: Último obstáculo: la jaula de Klopp

Borussia Dortmund Bayern München

Que el Bayern de Múnich es el mejor equipo del mundo es algo que esta temporada ya se había encargado de demostrar y que no hubiera cambiado en caso de que el maravilloso conjunto que dirige Jürgen Klopp los hubiera derrotado anoche. Heynckes ha diseñado un equipo flexible, potente y terriblemente competitivo que ayer tuvo que dejar hasta la última gota de sudor en el campo para alzarse con la competición que sus jugadores habían merecido durante años. Resulta hasta poético pensar que el último escollo para alcanzar la gloria fuese el equipo que los había maniatado durante las dos últimas temporadas. Es irrebatible que el Borussia Dortmund cuenta con menos talento en sus filas que su máximo rival, pero su estílo de juego parece diseñado para explotar las poquísimas debilidades de este histórico Bayern. Sobre el papel, todas eran ventajas para los de Klopp y todas se vieron reflejadas durante el transcurso del partido. Que pese a ello la victoria haya sido bávara no hace más que agrandar la leyenda de esta brillante generación de jugadores. Veamos cómo sucedió.

Borussia Dortmund Bayern München

Wembley presenció una fantástica final.

Borussia Dortmund Bayern München

Los primero 15 minutos fueron un baño borusser. Pese a la baja de Götze, Klopp no modificó su tradicional 4-2-3-1 colocando a Großkreutz como extremo izquierdo y recorriendo a Reus hacia la mediapunta. Cuando el Bayern intentaba sacar el balón jugado, el ex-Mönchengladbach se posicionaba a la misma altura que Lewandowski para juntos presionar a Dante y Boateng y obligarlos a abrir el balón a banda. Este mecanismo ya había sido usado por la Juventus en el partido de ida de cuartos en el Allianz Arena. Cuando Schweinsteiger está tapado, los centrales tienen que recurrir a sus laterales para ganar metros. Contra los italianos, Bastian lateralizó su posición para poder recibir con espacio y consiguió sacar a su equipo de la presión rival. Anoche la historia fue diferente. El achique lateral del Dortmund es de un nivel pocas veces visto en la historia de este deporte. Extremo, pivote y lateral borusser presionan de una forma tan intensa y coordinada que para el equipo rival resulta casi imposible evitar la perdida. Durante el primer tramo del partido, los de Klopp presionaron tan arriba que hasta las descargas hacia Alaba y Lahm se hacían riesgosas. Desesperados, los centrales del Bayern no tenían otra opción que tirar un pelotazo hacia el frente, situación en la que el Borussia se sentía en su salsa. Hummels y Subotic ganaban con facilidad sus duelos aéreos y le permitían a su equipo pillar a su rival desordenado y en plena salida. Las situaciones comenzaron a caer y de no ser por un espectacular Manuel Neuer (sus carencias al administrar el área las compensa con sus espectaculares reflejos bajo palos), los del Ruhr hubieran cerrado el primer cuarto del partido con varios goles a su favor.

Borussia Dortmund Bayern München

Lewandowski y Reus obligan a Dante a abrir a banda.

El partido seguía el guión que había marcado los enfrentamientos de los dos equipos en los años anteriores. La lesión de Kroos privó a Heynckes del recurso que le había permitido dominar al Dortmund durante esta temporada. Toni sabía leer perfectamente los espacios liberados por el Borussia al presionar y ofrecía constantemente una vía de escapatoria al achique lateral de Klopp. Müller, mucho más delantero que mediocampista, carece de esta habilidad y las perdidas en banda de su equipo se sucedieron una tras otra. Que el Bayern necesitaba esa linea de pase extra estaba tan claro, que la única vez que Thomas logró encontrarla, la jugada terminó con Robben corriendo mano a mano contra Weidenfeller. Cuando se presiona un lado con tanta intensidad, se tiende a descuidar el otro por lo que el holandés se encontraba constantemente en un potencial 1v1 contra su lateral. El problema era que el Bayern no lograba hacerle llegar la pelota El Dortmund los estaba barriendo.

Los de Heynckes sobrevivieron la oleada y sobre el minuto 30 el partido cambió. Javi Martínez dio un paso hacia atrás y se pegó más a sus centrales. El resultado de este movimiento fue que el Bayern comenzó a recuperar balones en la frontal de su área y pudo salir a la contra. Hasta ese momento el Dortmund había terminado todas sus jugadas de ataque y había obligado al Bayern a jugar constantemente en ataque posicional. Gracias a las recuperaciones de Javitxu, Robben y Ribéry pudieron recibir con espacio y atacar la espalda de los mediocampistas del Borussia. Para un conjunto que había sufrido terriblemente durante los primeros minutos, esto significó un soplo de aire fresco importantísimo. Las ocasiones de Mandzukic y Müller terminaron de meter al Bayern en el partido y equilibraron el balance emocional de los dos equipos. El nivel había sido altísimo. El segundo tiempo prometía y mucho.

Javi Martínez roba. El Bayern puede salir.

Javi Martínez roba. El Bayern puede salir.

Sin ajustes de los entrenadores en el entretiempo, la gran diferencia en la segunda mitad la fue marcando la aparición del cansancio acumulado a lo largo de la temporada. La principal consecuencia de esto fue que la brutal presión del Borussia comenzó a dejar agujeros. Si ya de por si mantener el impresionante acierto posicional de la primera mitad durante todo un partido es casi imposible, hacerlo con más de 50 partidos en las piernas todavía más. El primero en notarlo fue Gündogan que comenzó a llegar tarde a todos los cierres, ofreciéndole al Bayern una constante vía de salida. Ribéry comenzó a recibir más libre en la linea de 3/4 y sobre el minuto 60 se junto con Robben para, en una jugada maravillosa, desarbolar a todo el costado izquierdo del Borussia. Gol de Mandzukic y sentimiento de impotencia para el BVB que pagaba su falta de definición en la primera mitad. El Bayern retrasó lineas esperando matar el encuentro a la contra y obligar a su rival a a atacarlo en posicional, faceta en la que el equipo de Klopp siempre ha sufrido más de la cuenta. Pintaba muy mal para el Dortmund la cosa hasta que Dante, en una jugada impropia de la élite cometió un penal inexplicable sobre Reus. 1-1 y vuelta a empezar.

Borussia Dortmund Bayern München

El Dortmund presiona la banda. Gündogan no cierra. Schweinsteiger puede recibir.

Los últimos 20 minutos del partido tuvieron un protagonista claro: Matts Hummels, tanto en lo bueno como en lo malo. Por un lado su excepcional manejo de balón le permitió a su equipo escapar de la cada vez más fuerte presión del Bayern. El equipo bávaro se hizo con el control del partido y los pocos respiros que pudo conseguir su rival fueron gracias a su talentoso central. Pero Hummels también tiene un lado malo y, lastimosamente para el BVB, este terminó decidiendo el encuentro. Matts está obsesionado con la anticipación, vive saliendo al encuentro de los atacantes y pierde la posición con muchísima facilidad. Cuando tu equipo está metido atrás, este detalle puede ser mortal. El que mejor supo aprovechar este defecto fue Thomas Müller. El delantero alemán comenzó a caer a banda para mediante sus recepciones atraer a su compatriota, abriendo un boquete en la defensa del Dortmund. Si alguien entiende por qué estaba Hummels donde estaba en el inicio de la jugada gol de Robben, que lo diga. Un central de élite no puede conceder esas ventajas en una instancia tan importante. El Bayern supo explotarlo a la perfección, llevándose la Champions League 12 años después. Ya era hora. Schweinsteiger, Lahm y companía ya tienen la primera. Lo más probable es que no sea la única.

Borussia Dortmund Bayern München